Memoria en imágenes

 

Tiempos  de reconstrucción

 

La tarde del 28 de agosto de 1936 se quemaron en la plaza todas las imágenes de la iglesia de Cástaras.  La mañana siguiente se completó la destrucción y saqueo de prácticamente la totalidad del contenido de la iglesia.

Tras seis años de ausencia, en 1942 haciendo un gran esfuerzo en aquellos tiempos de penuria, los castareños encargaron al escultor granadino don Eduardo Espinosa Cuadros una nueva imagen del patrón San Miguel. El afamado escultor, que había restaurado unos años antes la vieja talla del siglo XVII, realizó la actual imagen con cierta similitud a la anterior, pero dándole un nuevo aire de elegancia y dinamismo al levantarle las alas a la manera de la talla de Mora. El acontecimiento de la llegada al pueblo de la nueva imagen se celebró con toda la grandeza que permitían las circunstancias. 

Al año siguiente, 1943,  un castareño adquirió la nueva imagen de San Antonio y una castareña la de la Virgen del Carmen. También se instaló una magnífica solería de losetas hidráulicas blancas y negras colocadas en damero y los escalones de granito artificial gris y blanco.

Continuando con el esfuerzo reconstructor. Una rondalla recorrió las calles para pedir ayuda en cada una de las casas cantando así:

San Miguel quiere vivir
en medio de sus paisanos.
Necesita un buen altar
y tenemos que comprarlo.
Cinco mil duritos vale
y, aunque duros, hay que darlos.

Con los "cinco mil duritos" se adquirió en el taller granadino de don Eduardo Espinosa Cuadros el  magnífico retablo que hoy ocupa el altar mayor. Continuaron llegando  imágenes y sus correspondientes altares y se pusieron los actuales bancos construidos en el Cuartel de Artillería de Granada.

Poco a poco la iglesia adquirió el monumental aspecto que conserva hoy día.

También en aquellos años se construyeron las escuelas, se  inició la construcción de la clínica y se mejoró la canalización de agua potable a las tres fuentes que hoy continúan manando: la del barrio de Las Eras, la de los cuatro caños en La Placeta y la de San Miguel en lo alto de la cuesta del mismo nombre. En 1947 se instaló el reloj y dos campanas en la torre.

De aquellos acontecimientos y de las gentes que los protagonizaban se tomaron algunas fotografías que aún careciendo de calidad conservan su valor histórico y el interés sentimental.

Inicio

 

 

 

Copyright © Jorge García, para Recuerdos de Cástaras (www.castaras.net).

Fecha de publicación:

Copyright © de los autores o propietarios para los materiales cedidos.

Última revisión:

8-01-2015